Paisajes de Madrid

Una mirada a la ciudad

Finalizado
Rafael Botí
Dieciocho paisajes y también “interiores”, pertenecientes todos ellos a los fondos del Museo de Arte Contemporáneo, en una mirada diferente sobre Madrid.

A finales del siglo XIX Madrid va a vivir un conjunto de transformaciones aceleradas, alejándose de aquella villa y corte “muy noble y muy leal” para convertirse en una urbe moderna, dinámica y efervescente, en constante crecimiento demográfico. Los pintores del momento nos han dejado una innovadora visión de estos profundos cambios. El paisaje deja de ser concebido como mero fondo o curiosidad topográfica para constituirse en un género artístico definido. Este proceso se inicia con el Romanticismo y la sensibilidad de Jenaro Pérez Villaamil, que incluye como elementos esenciales del paisaje los motivos arquitectónicos y las figuras populares, destilando un tono costumbrista y pintoresco. Sin embargo, será Carlos Haes quien precise y difunda una doctrina clara y renovadora del género paisajístico, propugnando, con vocación impresionista, el estudio directo del natural para captar fielmente la realidad.

Y llegamos así al siglo XX, a un Madrid cada vez más contemporáneo y a los pintores de vanguardia; notablemente influenciados por Haes en cuanto que sus escenas urbanas son puras, liberadas de anécdota y de toda interpretación imaginativa: edificios mudos, rincones humildes y soledad. Habrá que esperar a la posguerra para que dé comienzo un paisaje igualmente interpretado desde el natural; pero teñido de acentos expresionistas, fauvistas y neocubistas, especialmente en pintores como Rafael Botí, Agustín Redondela, Agustín Hernández y Fermín Santos.

En paralelo a ellos, durante esos mismos años entre los cuarenta y los sesenta, hay otra nómina de artistas como Delhy Tejero, Andrés Conejo, José Sancha o Eduardo Vicente, cuyas composiciones son más claras, ordenadas e inclinadas a una cierta melancolía. Salvando la diferencia expresada, todas estas vistas testimonian un Madrid de resonancias históricas, dada la singularidad y el carácter neurálgico de sus vistas: el Jardín Botánico, la Plaza del Callao, el Palacio Real, el Rastro, San Francisco el Grande, la Casa de Campo, el río Manzanares y alguno de sus puentes, así como la Plaza Mayor y sus calles aledañas; a su lado, algún rincón del “viejo Madrid”, anónimo, pero no por ello menos expresivo. Algunos de estos pintores de posguerra pertenecieron a lo que se ha llamado “Escuela de Madrid”, heredera de la segunda Escuela de Vallecas, que a su vez mira hacia la genésica Escuela del mismo nombre, cuyo clausulado apuesta por la poetización del paisaje vallecano. En los años setenta asistimos a una última vertiente de realismo lírico, intimista y cotidiano, de huella casi fotográfica; contemplamos en esta línea la fachada de Amalia Avia, artista exponencial del grupo cohesionado en torno a Antonio López.

En esta exposición se pueden contemplar 18 paisajes de Madrid y también “interiores”, pertenecientes todos ellos a los fondos de este Museo de Arte Contemporáneo.

Rafael Botí, Delhy Tejero, Agustín Redondela, Agustín Hernández, Fermín Santos, Andrés Conejo, Eduardo Vicente, José Sancha y Amalia Avia

Museo de Arte Contemporáneo

Del 9 de noviembre de 2017 al 25 de febrero de 2018

Martes-Sábado: 10h - 14h17:30 - 21h Domingo: 10:30 - 14h
Público
Compartir