Una programación de urgencias y cuidados

En este 2020 que no olvidaremos nunca, el tejido cultural ha sufrido un revés importante por imperativo sanitario. El imposible encuentro entre el arte y el espectador durante más de tres meses podía suponer para muchos creadores y creadoras abrir una distancia difícil de recuperar con los públicos. Por eso, la programación 2020/21 es una programación de urgencia, que tiene como principal impulso el cuidado del sector, entendiendo no sólo los que la producen sino también los que participan de ella, a los públicos.

El parón total nos ha invitado a pensar el sentido de muchas cosas. El tiempo suspendido nos ha servido para lanzar una mirada atenta al mundo, a las preguntas y reflexiones que han suscitado la pandemia y el confinamiento. Un cuestionamiento profundo requiere intentar expresarse también con palabras o significados renovados; cunde una búsqueda de adjetivos para lo que todavía no terminamos de nombrar.

Queremos escuchar la voz de los artistas, capaces de hacer visible lo invisible. Queremos abrir estas puertas, estas salas, estos patios de Condeduque al ARTE con mayúsculas, dando el mismo peso a todas las áreas de expresión cultural y su relación con los ciudadanos.

En esta temporada van a convivir las artes escénicas con las plásticas, con el cine, la música, la palabra, el pensamiento y las actividades de mediación que acercarán público y propuestas.

Hay numerosos temas sobre la mesa, pero hemos querido poner el foco en cuestiones como la huida, esa pulsión que muchas hemos tenido de escapar del mundo cuando estábamos encerrados; los nuevos comienzos; la vuelta a la Naturaleza; la intimidad y los cuidados; la vigilancia, inquietud que aflora entre libertad y seguridad; el tiempo y su percepción. Algunas de esas preocupaciones está en el origen de muchas de las propuestas que veremos durante esta temporada, donde la producción nacional es absoluta protagonista porque urge alfombrar su presente y afianzar su futuro. No en vano, gran parte de la programación son apuestas hacia los artistas que asumimos con este objetivo de apoyo a fondo perdido, a cara descubierta. Porque confiamos más que nunca en nuestros artistas, porque los sabemos muy capaces, de ayudar al ciudadano en la posibilidad de entender el presente desde el arte. Queremos situarnos no ya en la grieta, sino como diría Marina Garcés, en la cicatriz, «más que romper, buscan cuidar. Más que abrir, acoger o recoger. Más que agrietar, recoser. Más que desviar, enlazar. Más que confrontar, sostener».

 

Natalia Álvarez Simó
Directora Artística del Centro de Cultura Contemporánea Condeduque

Octubre 2020

8 y 9 de octubre de 2020

XII JORNADAS SOBRE LA INCLUSIÓN SOCIAL Y LA...

Formación

Marzo 2021

2, 4, 9, 11 y 16 de marzo
Mediación