Latidos

Programa de apoyo a la creación coreográfica

lberto Alonso y Clara Pampyn, Natalia Fernandes, Fran Martínez, Begoña Quiñones/Verónica Garzón y Alberto Almazán son los residentes que forman parte de Latidos.
Sala de ensayo de danza

Del 1 de octubre de 2017 al 30 de junio de 2018

Tipo de actividad
Información práctica
Acceso
Entrada libre hasta completar aforo previa retirada de invitación una hora antes del inicio de la jornada

El Centro Cultural Conde Duque, en colaboración con Coreógrafos en Comunidad, lanzó a finales de 2017 una convocatoria pública para elegir a cinco coreógrafos que durante los meses de diciembre de 2017 a junio de 2018 disfrutaran de tiempo de ensayo en la Sala de Danza y contaran con la tutoría de CeC para preparar las piezas finales que presenten en el Teatro de Conde Duque.

Alberto Alonso y Clara Pampyn, Natalia Fernandes, Fran Martínez, Begoña Quiñones/Verónica Garzón y Alberto Almazán son los residentes que forman parte de Latidos.

Alberto Almazán está trabajando sobre la belleza y la contemplación en busca de una experiencia estética en la que la danza bebe de la naturaleza y la escultura. La Imperfecta (Alberto Alonso y Clara Pampyn) coge como excusa el juego del Twister para proponer estudios de intimidad entre los cuerpos. Fran Martínez trabaja sobre el adentro del cuerpo, todo oscuridad, y el afuera que, de tan visible, se torna indescifrable. Verónica Garzón y Begoña Quiñones están desarrollando una investigación en torno a la palabra “pacto” como tratado entre dos o más partes que se comprometen a cumplir algo estipulado. Por último, Natalia Fernandes se plantea la relación entre los conceptos de construir-habitar para repensar el lugar del cuerpo en torno a ellos.

El 14 de febrero a las 12:30h en la Sala de Ensayo de Danza de Conde Duque los creadores mostraron algunos fragmentos de sus procesos de trabajo. Tras la muestra de los trabajos en proceso, se abrió un pequeño debate con el público asistente.

LATIDOS abre en Madrid un espacio de continuidad y regularidad para la práctica y reflexión en torno a la coreografía, un pequeño oasis en el que los creadores pueden reunirse para intercambiar visiones, compartir sus procesos artísticos y personales, o lo que es lo mismo, sentir que no están solos.