2020 - 2021

«EL CRIMEN PERFECTO»

Exposición
Info

Señala Jean Baudrillard que, si no existieran las apariencias, el mundo sería un crimen perfecto, es decir, sin criminal, sin víctima y sin móvil. Un crimen cuya verdad habría desaparecido para siempre, y cuyo secreto no se desvelaría jamás por falta de huellas. En un mundo donde cada vez se anuncian más incendios, más nevadas, más sequías, más inundaciones y una mayor deforestación no hay más crimen que quedarse mirando, sentados al borde de ese abismo.

Deberíamos empezar por preguntarnos si es posible que la civilización misma sea una trampa. Sociedades altamente civilizadas dejaron atrocidades como el circo romano, los sacrificios aztecas, las hogueras de la Inquisición o los campos de concentración nazis. Ronald Wright, en su Breve historia del progreso, advierte cómo los salvajes nunca llegaron a tanto. La civilización es un bien precario, máxime cuando unas destruyen y expulsan a otras sin cesar.

No está demás preguntarse de vez en cuando de dónde venimos, qué somos y adónde vamos. Porque el progreso infinito, sin límites y sin final aparente, provoca una suerte de paradoja: los problemas del progreso material únicamente semejan poder resolverse con más progreso. La pregunta es si hemos aprendido las lecciones del pasado y somos verdaderamente conscientes de cómo muchas civilizaciones desaparecieron víctimas de sus propios éxitos.

Artistas como Alberto Baraya, Gabriela Bettini, Sandra Cinto, Christian García Bello, Mona Hatoum, Susana Solano, Baltazar Torres, Françoise Vanneraud o Cecilia Vicuña nos muestran cómo nuestro paraíso terrenal se ha convertido en un paraíso perdido, más allá de las apariencias. Esa suerte de naufragio nos concede la dimensión del mundo, una realidad que se desquebraja y con ella la utopía, como las grietas de una piscina. Pero lejos de ser un Apocalipsis sin Apocalipsis, el camino a la solución es ser consciente del problema. Porque es la falta de consciencia la que nos condujo a un aparente callejón sin salida, desde el accidente a escala planetaria a las catástrofes de la intimidad, que lejos de ser exclusivamente físicas se asientan en la dificultad de vivir esa condición interior.

Si algo puede aportar el arte es la capacidad que tiene para cuestionar lo que nos rodea, para hacerse preguntas acerca del espacio y del tiempo, para interrogar y cuestionar nuestra percepción del mundo. Solo así podemos entender que en el crimen perfecto el crimen es la propia perfección, y si extrapolamos esta máxima a nuestro mundo contemporáneo y sus ecosistemas necesitamos empezar reconociendo que hemos sido al mismo tiempo asesinos y víctimas de un crimen carente de motivación y de autor consciente, culpabilizando siempre a otro que podríamos ser nosotros mismos. Únicamente desde esta consciencia colectiva, dejando de asumir los hechos como si fuesen irreversibles, podremos estrechar la paz con la naturaleza y con la vida para evitar ese crimen perfecto y vislumbrar alternativas.

***

Artistas:

Alberto Baraya, Gabriela Bettini, Sandra Cinto, Christian García Bello, Mona Hatoum, Susana Solano, Baltazar Torres, Françoise Vanneraud, Cecilia Vicuña 

Comisario: David Barro

  • ESPACIO Sala de Bóvedas
  • HORARIO   Martes a sábados de 10.00 a 14.00h - 17.00 a 20.30h/ Domingos y festivos de 10.00 a 14.00 h; Lunes cerrado
  • ACCESO Gratuito
  • COMISARIO David Barro
  • ARTISTAS Alberto Baraya, Gabriela Bettini, Sandra Cinto, Christian García Bello, Mona Hatoum, Susana Solano, Baltazar Torres, Françoise Vanneraud, Cecilia Vicuña 
  • ORGANIZA MadBlue
Espacio
Sala de Bóvedas
Fecha
Del 20 de abril al 18 de julio de 2021
Tipo de público
General
Disciplina
Arte